Tendencia positiva en el sector de la construcción en España

29/06/2015

GREMIOS_Informe_EUROCONSTRUCT_junio_2015

El informe de EUROCONSTRUCT de junio señala, en el caso de España y a nivel europeo, una tendencia positiva del sector de la construcción.

España es un ejemplo claro de cómo el sector de la construcción presenta una tendencia positiva, pero pese a estas previsiones, no debe olvidar el estado de alerta.

En el caso español, el escenario para la construcción es aparentemente robusto: +2,5% para 2015, +4% para 2016 y +5,5% en la proyección para 2017.

Pero el mercado español tiene más motivos de preocupación que la media europea a la hora de esperar que la recuperación económica revierta en el sector construcción: la demanda ha quedado más maltrecha que en otros países y al mismo tiempo sigue quedando una oferta remanente muy significativa.

Por ello, no hay que confundir el fin del ciclo contractivo con el fin de la crisis, y es que pese al crecimiento previsto, el sector construcción continuará produciendo muy por debajo de su capacidad.

 

Vivienda

Entorno a la vivienda empiezan a llegar señales positivas por parte de la compraventa y de los precios, pero no está claro hasta dónde se van a recuperar considerando las limitaciones de la demanda (inestabilidad del nuevo empleo, contribución negativa de la demografía).

Se ha tocado suelo en términos de promoción de nueva vivienda, de manera que una vez más se están iniciando más viviendas de las que se finalizan, cosa que permite prever crecimiento en 2015 (+5%) aunque repartido de manera muy desigual a lo largo del territorio.

La progresiva incorporación de más zonas geográficas al arranque de la actividad iría afianzando la recuperación (9% para 2016 y 11% para 2017), si bien los niveles objetivos de producción continuarían siendo modestos, por debajo de los alcanzados en 2011.

 

No residencial

El mercado no residencial vive la paradoja de estar sometido a una notoria presión por colocar dinero en el mercado inmobiliario (Socimis y otros inversores mayoristas) pero de momento es una presión que no se traduce en ejecución de nuevos proyectos.

Las empresas que constituyen la demanda final en este segmento del mercado están derivando su recién recuperada capacidad inversora a ponerse en día en el capítulo de maquinaria y bienes de equipo, y en el caso que tengan una auténtica necesidad de más superficie recurren a la oferta disponible o a la rehabilitación.

Todo ello hace que 2015 todavía sea algo pronto para esperar crecimiento en términos de producción constructiva (-5%) y nos hace situar el punto de inflexión en 2016 (+2,5%).

 

Ingeniería civil

En el capítulo de ingeniería civil, el calendario electoral está jugando un papel significativo reanimando el mercado en 2014 (+3,1%) y previsiblemente también en 2015 (+6,2%).

Es muy arriesgado prever si el vacío post-electoral en 2016 va a ser profundo o no; nuestra hipótesis contempla un crecimiento a un ritmo más moderado (+2,4%) considerando que el sobresfuerzo 2014-2015 no ha sido demasiado extraordinario, y que la mejora económica puede dejar más margen inversor en los futuros presupuestos públicos.

La incertidumbre es elevada: no hay que descartar un hipotético replanteo de la estrategia de infraestructuras del país tras las elecciones, y continua siendo una incógnita el desenlace que puedan tener los conflictos abiertos con los inversores privados, así como la auténtica capacidad tractora que pueda tener el Plan Juncker.

 

Enlaces